¿NACEN LOS NIÑOS CON PERSONALIDAD?
16252
post-template-default,single,single-post,postid-16252,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
psicologo valdemorillo

¿NACEN LOS NIÑOS CON PERSONALIDAD?

¿QUÉ ES LA PERSONALIDAD?

 

La personalidad de los niños es el resultado,  tanto de disposiciones biológicas como de la asimilación de las experiencias que se tienen la oportunidad de vivir.

Estas disposiciones biológicas las integran la herencia genética de los padres y factores maternos prenatales como la salud física, el estado emocional y el estado nutricional.

Con todo ello se conformará el temperamento del bebé en el que podremos observar diferentes tendencias

TENDENCIAS EN LA PERSONALIDAD DE LOS NIÑOS

 

Actividad corporal. En este aspecto encontraremos niños hipoactivos (el típico niño al que donde le dejas, le encuentras) y niños hiperactivos (niños que desde que nacen son inquietos a nivel motor, se mueven mucho, en la cuna y durante el sueño, se giran por completo, por ejemplo…)

Ritmo. Esta tendencia tiene que ver con el ritmo biológico. En ella encontraremos niños rítmicos (necesitan horarios regulares para sus cosas, soportan mal los cambios) y niños arrítmicos (aceptan bien los cambios y las cosas demasiada programación les cuesta)

Capacidad de Adaptación. Se entiende como facilidad o rapidez para aceptar cambios . Encontraremos en esta tendencia niños hipoadaptados  (no llevan bien el cambio de alimentación, ni de guardería, ni las ausencias de sus adultos de referencia…) y niños hiperadaptados a los que esos aspectos no les crean dificultad ninguna.

Capacidad de Contacto. Hablamos aquí de cómo los niños pueden iniciar el contacto con el otro o afrontar situaciones sociales nuevas. Tendremos aquí niños de proximidad (no tarda en conectar, lo coge todo, lo huele, lo investiga y se adentra de inmediato en las situaciones) o de lejanía (necesita tener un espacio entre él y el otro, primero “estudia” la situación o el objeto y luego se acerca)

Intensidad del estímulo. Las tendencias aquí determinan la cantidad de estímulo que el niño necesita para reaccionar. Habrá por tanto niños hiperestimulables que necesitan mucho estímulo para reaccionar (esos bebés que no se despiertan por cualquier cosa o puede parecer “que pasan” tanto de lo bueno como de lo malo…) y habrá niños hipoestimulables que reaccionan ante la más mínima cosa (se despiertan fácilmente, disfrutan mucho o se entristecen mucho con lo que le pasa, son muy emocionales…)

Capacidad de Respuesta Nos referimos al hecho de que la intensidad de la respuesta sea proporcional al estímulo que la provocó. En esta tendencia tendremos niños hiperintensos (muy apasionados) y niños hipointensos (aparentemente las cosas no les perturban y desde ahí,suelen tener dificultades para poner límites a los demás.)

Calidad del humor Como su propio nombre indica, se refiere al estado emocional predominante  en el niño. Aquí las posibilidades son muy diversas: positivo, quejica, gruñón, negativo, risueño… etc.

Distractibilidad. En este caso no hay polos: la tendencia se tiene o no se tiene. El niño distraído (no el que tiene problemas de atención), no sufre por serlo. Sencillamente no da mucha importancia al otro y suele estar relacionado con problemas de apego.

Perseverancia. Esta tendencia tiene que ver con la tolerancia a la frustración de manera que a menor tolerancia, menor perseverancia y a mayor tolerancia, mayor capacidad de perseguir el objetivo porque el nivel de frustración no hace sufrir hasta anular la acción como ocurre en el otro.

Estas tendencias se irán regulando en función de las experiencias que los padres procuren a sus hijos, y por experiencias entendemos multitud de cosas como pueden ser la manera de tocarle, de cuidarle,…, el entorno que se le facilite (más estructurado o menos por ejemplo), la oportunidad de relacionarse con otros niños, la guardería,…

Aunque la experiencia sea una segunda fuente en la formación de la personalidad, no es por ello menos importante, es más en algunos casos puede ser determinante.

Como madres y padres hay que estar muy atentos a las tendencias de nuestros niños porque siendo conscientes de ellas podremos regularlas sin contrariarlas, que es lo que crea frustración y rebeldía en ellos. El progenitor al que más se parezca el niño en su tendencia, es el que debería ayudarle a regularla porque le entenderá mejor y le podrá aportar “sus propios trucos” para ello.

Decir también que no existen tendencias puras pero sí inclinaciones más marcadas a un lado que a otro. Hay que tener en cuenta que a veces la tendencia la sepultamos bajo las peticiones educativas y eso crea infelicidad en los niños.

Si tienes alguna duda o te gustaría saber más acerca como construir un buen vínculo con tus hijos puedes ponerte en contacto con nosotras. Podemos atenderte de forma presencial en nuestro Gabinete de Psicología en Valdemorillo o bien por Skype.

El Bosque de las Emociones
El Bosque de las Emociones
info@elbosquedelasemociones.es

Nuestro equipo es un caso claro en el que uno más uno no son solo dos… Cuando trabajamos juntas, nos gusta tejer espacios en los que otros puedan reponerse, descansar y aprender. Refugios para el alma, cuando hace frío fuera…Somos Paloma López Cayhuela y Gloria González Urueña

No hay comenatrios

Deja un comentario