VACACIONES EN FAMILIA…. ¿¿¿YUPI???
16323
post-template-default,single,single-post,postid-16323,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
psicologo valdemorillo

VACACIONES EN FAMILIA…. ¿¿¿YUPI???

El sueño de muchas noches de invierno

 

Las vacaciones de verano son para la mayor parte de las personas uno de los momentos más esperados del año. La imaginación echa a volar: por fin tiempo para hacer eso que tanto nos gusta, o para sencillamente no hacer nada, por fin horarios fuera, por fin el relax y el disfrute del tiempo con aquellos a los que durante el resto del año se ve a diario fugazmente….!!

 

Cuando el sueño se convierte en pesadilla

 

Sin embargo muchas veces la realidad suele ser otra. Las vacaciones conllevan un esfuerzo de coordinación de tiempos y de intereses con la familia, que habitualmente  echan por tierra la fantaseada y utópica libertad.

 

Es entonces cuando vemos que tampoco hay tanto tiempo para nosotros, que muchas veces hay que sacrificar lo que uno quiere hacer por lo que quiere la pareja o los hijos, que por supuesto lo de que no hay horarios, era una utopía imposible…

 

Lo que a veces oculta lo cotidiano

 

La convivencia cerrada que se da en vacaciones, pone de manifiesto todas esas distancias que los horarios desencontrados y las actividades cotidianas a menudo enmascaran  o disimulan en el día a día.

 

Si hay descontentos con la pareja sobre los que no se habla “porque casi no nos vemos” o “no tenemos tiempo de hablar”, en vacaciones serán percibidos de modo amplificado. Si las dificultades tienen que ver con el trato con los hijos, aún son más evidentes el desbordamiento que a veces produce la sensación de no ser capaces de hacerse con la situación.

 

No es casualidad que a la vuelta del verano aumenten las demandas de separación, tal y como señalan las estadísticas.

 

¿Qué hacer, entonces?

 

Por lo que respecta a las parejas, no hay consejo posible en este caso más que el de ser conscientes de que los deterioros de las relaciones no se reparan a base de ocio, sol y playa o montaña. Quizá intentar vivir un reencuentro desde la ausencia de obligaciones, recordar y potenciar lo que nos mantiene unidos aún y aprovechar a cambiar la mirada sobre la pareja, intentando ver más lo que sí hay, que lo que falta. El análisis de todo ello nos dirá si merece la pena continuar y, si es necesario, buscar ayuda profesional a la vuelta.

 

En cuanto al trato con los niños hay que ser conscientes de que las situaciones que se propician en vacaciones suelen resultar excitantes para los pequeños y los adultos habrán de entender esta circunstancia sin poner límites absurdos que los niños no podrán cumplir. A sabiendas de que habrá que relajar alguna norma sobre obligaciones y horarios, no hay que olvidar que las vacaciones lo son ( o deberían ser) para todos.

 

Mención aparte merece la estancia de hijos y nietos en casa de los abuelos, tíos y demás familiares. Aquí es conveniente recordar que la convivencia va a poner de manifiesto diferentes modos y filosofías de vida, y no estará de más que el que llega, teniendo esto en cuenta, respete en lo posible las normas de la casa,  y el que recibe recuerde que habrá aspectos, como la manera de tratar o educar a los niños, que no son de su competencia y sobre los que será mejor no intervenir.

 

 

Si tienes dudas o quieres hacernos alguna consulta te esperamos en los comentarios o puedes ponerte en contacto con nosotras. Te esperamos en nuestro gabinete de psicología en Valdemorillo o en consulta online.

Paloma Lopez Cayhuela
Paloma Lopez Cayhuela
paloma.lopez@elbosquedelasemociones.es

Un día ya muy lejano de adolescencia, descubrí la Psicología. La convertí entonces en mi sueño y a día de hoy, pisando ya tierra firme, he llegado a este Bosque después de transitar por un camino donde todos los saberes que me acompañan se han ido enhebrando para cobrar un sentido más amplio cada vez. EMDR, Análisis Transaccional y Gestalt son los recursos que llevo en mi equipaje y aún queda hueco para otros que habrán de llegar…

No hay comenatrios

Deja un comentario